miércoles, 17 de septiembre de 2014

Variaciones de un dios profundamente enfermo

 


Fruto de una violación, la ninfa Liriope tuvo un niño llamado Narciso. La belleza del joven lo hizo ser pretendido por mujeres y hombres, a todos los cuales se negó. Cuando tenía 16 y mientras cazaba, la ninfa Eco se enamoró de él, pero su naturaleza le impedía hablarle y había sido maldecida con repetir siempre la última palabra que escuchaba.

Eco fue desairada por Narciso, y vagó dolida y amando con mayor intensidad, su cuerpo se puso flaco y perdió su belleza, sus huesos se hicieron piedra y el sonido de su voz repitiendo la última palabra que escucha es lo único que queda. Pero Eco no había sido la única despreciada, se elevó al cielo la petición para que Narciso sufriera la maldición de amar sin poderse adueñar de lo que amara. Temis la escuchó y concedió el deseo. 

Narciso se acerca a una fuente a beber y cuando lo hace mira su propia imagen, se queda pasmado ante su cuerpo, sus ojos, su cabello, su boca, su piel; se desea a si mismo y cuando trata de besar y abrazar su imagen ve que es sólo un reflejo, entonces deja de comer y dormir, pasa el tiempo mirándose con ansia insaciable, y sigue viéndose hasta que muere.

Sus últimas palabras son repetidas por Eco y Narciso sigue contemplándose en la Estigia; cuando se acercan para quemar su cuerpo encuentran en su lugar una flor de pétalos blancos.

A nivel psicoanalítico hay dos narcisismos: el primario, que es cuando el niño busca satisfacer sus necesidades, el niño se toma como objeto de amor, es como si el mundo girara alrededor de ellos. El narcisismo secundario, implica básicamente que tenemos un monto de energía, ese monto se lo dirigimos a un objeto. El equilibrio sano es un proceso de ida y vuelta de esa energía. Digamos un darse mutuo hacia cosas, estructuras y personas.

Una teoría habla de la figura de dios como la de un padre, un padre interiorizado, veamos una de las características que tiene este padre, como es interno está muy cargado, debe reunir en si un exceso de todo. Una personalidad narcisista padece de sentimientos de grandeza, como dice en Exodo 20: 2-5 “Yo soy el señor tu Dios. Yo te saqué de Egipto, del país donde eras esclavo. No tengas otros dioses además de mí. No te hagas ningún ídolo, ni nada que guarde semejanza con lo que hay arriba en el cielo, ni con lo que hay abajo en la tierra, ni con lo que hay en las aguas debajo de la tierra. No te inclines delante de ellos ni los adores. Yo, el Señor tu Dios, soy un Dios celoso. Cuando los padres son malvados y me odian, yo castigo a sus hijos hasta la tercera y cuarta generación” Acá es obvia la ecuación de te hago para que me agradezcas, mira lo que te di, agradéceme. 

El narcisista necesita ser admirado, el no serlo provocará una herida en su frágil personalidad que terminará como una depresión: Deuteronomio 10:17 dice: “Porque el Señor tu Dios es Dios de dioses y Señor de señores; él es el gran Dios, poderoso y terrible, que no actúa con parcialidad ni acepta sobornos”. El dios de la biblia es sumamente frágil y sensible, vean por ejemplo la forma en la que se enfurece por el amor a la fruta de una pareja de adolescentes desnudos y la forma en la que crea el escenario para sacrificar a su hijo, en el primer caso era desobedecerle a él y en el segundo era la muerte de un tercero. Un Narcisismo tan grave como en este caso no le importa el Otro.

El narcisista no deja pasar la oportunidad de humillar o superar al Otro: “Yo endureceré el corazón de Faraón, y os perseguirá; pero yo manifestaré mi gloria a costa de Faraón y de todo su ejército, y sabrán los egipcios que yo soy el Señor. Así lo hicieron." Éxodo 14:4.

También lo podemos ver en Deuteronomio 10:17 “Porque el Señor vuestro Dios es el Dios de los dioses y el Señor de los señores, el Dios grande, poderoso y temible, que no hace acepción de personas ni admite soborno."

El loco de los cielos:


Existía en la antigüedad la ecuación de problema mental=espíritu, incluso los judíos hablan de dos vasos en los oídos por donde entra la vida y la muerte, siempre que se habla de la presencia de dios esta se asimila a un gran viento. Viento que precede muchas de las manifestaciones divinas de la biblia.

Así que quien padece de un enfermedad tiene un contacto especial con un mundo arcano, el loco en la antigüedad no es un enfermo, sino un poseso.

El dios de la biblia es un personaje cuyas manifestaciones son nefastas y preocupantes, en el diluvio mata a mujeres embarazadas, ancianos y niños. Todo porque se arrepintió (Génesis 6:6), aunque el mismo había inspirado la frase de que jamás se arrepentía (Números 23:19).

Es preocupante la forma en la que cambia de opinión, o la forma en la que relaja sus reglas, por ejemplo castigando la conducta sexual (así lo interpretan) de Sodoma y Gomorra, pero permitiendo que las hijas de Lot se acuesten con su padre.

Moral y dios
Thomas Jefferson dijo: “Si hacemos una buena acción simplemente por amor a Dios y el convencimiento de que ello Le complace, ¿de dónde proviene la moralidad del Ateo?... Su virtud, pues, debe haber tenido otro fundamento que el amor de Dios.”

Existe un elemento ineludible en la vida de todas las personas, este elemento es el daño, cada sociedad ha sostenido una serie de costumbres que buscan el no causar daño innecesario, precisamente el origen de la palabra moral es el latín moris que significa costumbre.

Ahora pensemos de donde nace esta costumbre, tal y como ha sido demostrado por los etólogos a través de diferentes investigaciones, los animales sociales deben llegar a convenios intraespecie que aseguré que la supervivencia ha de ser mayor. Así que existen elementos propios de la especie que dice que todos nos cuidamos a todos.

Cualquier ser humano, como animales sociales que somos y con la ventaja del lenguaje articulado y complejo, va a reaccionar de forma instintiva a las necesidades de otros miembros de nuestra especie, o aún de otras especies. No necesitará un libro que le indique como libro de instrucciones lo que debe hacer, ya la evolución se encargó de programar en nuestros cerebros lo que debemos hacer.

A menudo se escucha el comentario que dice: cómo puede ser un ateo moral sino cree en dios? La respuesta es que el hombre no necesita a dios para ser moral, está en la naturaleza, por el contrario una persona que diga que lo que evita que sea un asesino en serie es que cree en dios es preocupante. Porque no mata porque sea bueno, sino por temor al castigo.

Esto específicamente es alejarse de la moralidad. La moralidad es un concepto para ayudarnos a vivir mejor, pero no es algo inamovible, por ejemplo recordemos los dilemas morales: Un tranvía descontrolado se dirige hacia cinco personas. Usted está en un puente sobre la vía y podría detener el paso del tren lanzando un gran peso delante del mismo. Mientras esto sucede, al lado suyo sólo se halla un hombre muy gordo; de este modo, la única manera de parar el tren es empujar al hombre gordo desde el puente hacia la vía, acabando con su vida para salvar otras cinco. ¿Qué haría usted?

Usted y su familia viven en un pais muy pobre. Se acabaron sus ahorros, no tienen alimentos y su familia muere de hambre. Un día, usted está tratando de encontrar algún tipo de comida para alimentar a su familia, cuando algo sucede. Usted encuentra un gran saco lleno de dinero que ha caído de la parte trasera de un camión. ese dinero sería una fortuna para su familia, pero hay un inconveniente obvio. Ese dinero obviamente pertenece a otra persona, y utilizarlo para su familia sería robar. Usted podría pedir un favor a su propietario, pero es seguramente no le creerá que es para su familia, entonces.. Devolvería el dinero, o lo tomaría para usarlo para su familia?

Usted es un paramédico que se dirije a ayudar a un niño agonizante que sufrió un accidente de coche. En el camino, un ser querido, que usted ama mucho, sufrió un accidente también y con asistencia médica puede que sobreviva. Sin embargo, si va a ayudar a su ser querido, puede que el niño muera y la otras ambulancias seguramente no llegarán a tiempo para ningun caso. ¿Usted qué haría: iría a ayudar a su ser querido o al niño? 

Y es que precisamente la moral pasa por lo racional, a medida que la capacidad cognitiva de un sujeto cambia con la edad de la misma forma lo hace la respuesta a estos dilemas.

Las prohibiciones de matar o la de robar existían en las civilizaciones mucho antes de la biblia o los israelitas, incluso en culturas lejanas de estas influencias. Me beneficia si trato a mi vecino con delicadeza, eso aumenta la probabilidad de que él me trate bien también. Yo ayudo porque eso aumenta la probabilidad de que me ayuden. No mato porque eso aumenta la probabilidad de que no me maten. No robo porque eso aumenta la probabilidad de que no me roben, etc.

Confucio lo expresó 500 años antes de Cristo “No hagas a los demás lo que no quieras que te hagan a ti”. Una posición más moral que ahogar hombres, mujeres, niños y animales, todo porque alguien se arrepintió de lo que hizo. La primera (Confucio) posición implica no hacer daño, la segunda implica dañar para solucionar las cosas.

La moral atea:
La postura atea ofrece una ventaja, los ateos somos morales porque hemos llegado a la conclusión de que es lo más inteligente, no como forma de utilización, sino de convivencia, no estamos confundidos por el fatalismo de la voluntad de dios, por el pesimismo del pecado nos hace sufrir, por un sufre acá y disfruta de un cielo mañana que nos lleva a aprobar la injusticia, o por el orgullo de sufrir por Cristo. Es nuestra única vida y tenemos que ser responsables de lo que hacemos.

La madre Teresa dijo: “Pienso que el sufrimiento de la gente pobre es de mucha ayuda para el mundo”. El ateo dice que hay que acabar con las desigualdades de la gente pobre y evitar que esta sufra. No existe en la biblia un reconocimiento al derecho inalienable de los seres humanos, no existe en la biblia un reconocimiento a la vida, hay un mandamiento que dice no matar y luego dios se suelta a matar gente o a ordenar que mueran. En la biblia los seres humanos son pecadores que deben ser condenados, esclavos que deben someterse, son simplemente máquinas de alabar… Incluso Jesús hablaba de esclavos en sus parábolas y no criticaba la esclavitud, sólo los mandaba a no golpearlos con severidad; no importa que las traducciones “políticamente correctas” hable de sirvientes, lo cual no lo hace menos terrible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada